Uncategorized

Belén Varela Romero autora de Jobcrafting: “Tu trabajo define tu identidad. Cuida las palabras con las que lo defines y su significado, para poder decidir quién eres”

¿Sabías que puedes convertir el trabajo que tienes en el trabajo que quieres?

A través de la técnica del “Jobcrafting” podemos re-diseñar nuestro puesto trabajo y darle más sentido, alineándolo con nuestros valores, lo que hará que aumente nuestro compromiso y dedicación teniendo como resultado un trabajo más productivo, de mayor calidad y más creativo.

Al replicar este método en cada trabajador será más fácil construir empresas saludables y productivas.

Belén Varela experta en “Gestión de optimismo en las organizaciones” y autora de “Jobcrafting” y “La Rebelión de las Moscas”, nos explica su labor para fomentar empresas optimistas. Los  principales retos a los que se enfrenta al querer incrementar el bienestar y optimismo en las organizaciones. Y además nos cuenta su experiencia como escritora emprendedora y las enseñanzas que han derivado a raíz de esta labor .

BfW:¿Cómo empieza tu interés por el RH positivo? ¿Qué lo motivó?

BVR: Aunque me licencié en derecho y me especialicé en práctica jurídica, siempre me interesó el comportamiento humano, así que me incorporé muy joven a la dirección de recursos humanos de grandes empresas. Allí conocí de todo: empresas con pocos medios y mucha fuerza y empresas con tanta abundancia de recursos como de quejas. Observando este fenómeno, me di cuenta de la importancia de un liderazgo positivo. Si una organización confía en sus recursos,  fortalezas y abandona el victimismo, se siente con la capacidad suficiente para afrontar cualquier desafío. Sin embargo, la mayoría de las empresas —como la mayoría de las personas— lo que procura es la corrección de lo que falla, más que la potenciación de lo que funciona. Cuando dirigimos corrigiendo el error, formando para evitar debilidad, conseguimos —con mucho esfuerzo y gran dedicación— organizaciones mediocres y poco defectuosas. Sin embargo, cuando lideramos el desarrollo del potencial de cada persona, cuando atendemos a su singularidad, a formamos y la desarrollamos, conseguimos organizaciones extraordinarias. 

BfW:¿Cuál fue tu labor principal en AEDIPE?

BVR: Durante mi etapa en el consejo de dirección de AEDIPE (la asociación de directores de recursos humanos) pusimos en marcha la primera Conferencia Internacional de Felicidad en el Trabajo. Tocaba asumir desde Galicia la organización del congreso nacional de AEDIPE y nos pareció oportuno trabajar sobre esta idea de Felicidad. En el equipo estaba Santiago Vázquez, entonces director de R y líder de un modelo de Felicidad en el Trabajo que estaba siendo pionero. Queríamos conocer bases científicas, experiencias prácticas y tendencias novedosas y nos animamos a explorar esta idea con mucho rechazo inicial de nuestro entorno. El evento se celebró en 2010 y fue tan bien valorado por los asistentes que nos animaron a continuar. Desde entonces, bajo el tema “Movimiento FET” realizamos encuentros y jornadas que promueve AEDIPE Galicia, pero que trae a esta esquina mágica del mapa a profesionales de todo el mundo. En 2020 haremos el súper congreso con ponentes increíbles. ¡Tenéis que venir!

BfW:¿Cuáles son las principales  características y beneficios de una empresa feliz?

BVRPara mí es muy importante distinguir la felicidad hedónica, es decir, el placer de la eudemonía o la satisfacción general con la vida. Cuando pensamos en una empresa feliz no nos referimos a espacios de distracción, sino a espacios de disfrute, de sacar fruto al esfuerzo del trabajo.

Las personas necesitamos sentirnos útiles, orientarnos al logro e involucrarnos y el trabajo es una buena forma de conseguir esa felicidad basada en la plenitud, más que en el placer. Eso no quiere decir que no podamos sentirnos bien. La empresa es un entorno natural para emociones positivas como el orgullo, la serenidad, la creatividad, la sorpresa o la amistad, por ejemplo. Pero este balance positivo no es suficiente para una felicidad sostenible. Las investigaciones señalan en general hacia otros cinco aspectos que debemos cuidar para conseguir una empresa feliz: generar relaciones positivas, crear compromiso, orientar al logro y a la realización, promover hábitos saludables y, sobre todo, encontrar sentido a lo que hacemos. Frente a una persona que no disfruta, las personas que se sienten felices en su trabajo se involucran el doble, producen más, faltan menos a trabajar y buscan soluciones más creativas.

 

jobcrafting_coruña_4
Fotografía por Manu Dibuja

 

BfW: ¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado en la labor de “incrementar el bienestar en la organizaciones”?

BVR: Para mí el reto está siempre en llegar al máximo posible de personas, que toda la organización se involucre. En todos los grupos hay personas que tienen cierta predisposición negativa; sea por genética, sea por aprendizaje, siempre hay quien se muestra negativo, escéptico o, peor aún, combativo. Y eso hace más complejo el desafío de mejorar un entorno laboral. Cuando veo la evolución de una persona o, incluso recibo su inesperado mensaje de gratitud, lo saboreo durante semanas. Especialmente cuando es algún miembro de la dirección, porque sé que su actitud condiciona a muchas otras personas.

BfW:¿Cómo nacen cada uno de tus libros?¿Cómo se convierten en realidad?

BVR: La idea del primer libro, organizaciones optimistas, surgió cuando me di cuenta de que las empresas tenían sentimientos propios, que no eran la suma de las emociones individuales, sino un estado afectivo colectivo. Entonces estaba en un entorno industrial y tenía claro que cuando una fábrica se sentía impotente, perdía la sensación de control y se mostraba incapaz de solucionar sus problemas y viceversa, había fábricas en las que cualquier resquicio lo convertían en una oportunidad para producir más o mejor. Descubrí que las organizaciones sienten y que el comportamiento colectivo dependía de sus expectativas y de su percepción de control: puedo o no puedo enfrentarme a este reto. Investigué, estudié, viajé y lo que aprendí lo volqué en La rebelión de las moscas. Mi trabajo iba dirigido a mejorar la empresa, sus normas, sus procedimientos y su gestión, pero enseguida me di cuenta de que también era importante trabajar el bienestar de cada persona. Empecé a experimentar esta vía y a diseñar talleres que se convirtieron en lo que los americanos llamaban craft the job. Más estudio, más investigación, más viajes y nació el nuevo libro: Jobcrafting, con el objetivo de que las personas conviertan el trabajo que tienen en el trabajo que quieren.

jobcrafting_coruña_3.jpg
Fotografía por Manu Dibuja

BfW:¿Cuál ha sido la mejor experiencia como escritora?

BVR: Escribir es una actividad muy gratificante que no había explorado antes. La mera expectativa de sentarme en un rincón a ordenar las ideas delante de un papel me engancha emocionalmente. Sin embargo, hay algo que puede más que el placer de escribir y es el sentido que tiene para mí. Siempre disfruté mi trabajo y acabé por trabajar para que los demás disfruten. Ese objetivo se ha convertido en mi leitmotiv y en una pasión, casi obsesiva. Por eso, quizá las mejores experiencias son las cartas y mensajes de lectores que se sienten positivamente influenciados por estos libros, que consiguen ponerse en marcha para mejorar su organización o para mejorar su trabajo.

jobcrafting_vigo_20.jpg
Fotografía por Manu Dibuja

BfW: ¿Cuál ha sido el mayor aprendizaje como autora?

BVR: Creo que estoy aprendiendo a ser paciente. Nací profesionalmente en un entorno rápido que cada vez se vuelve más loco y trepidante; formé una familia numerosa y me involucro en toda aventura quijotesca que me se me ponga delante. Escribir me obliga a parar un poco y a adaptar mis apresuradas inquietudes al lento ritmo de documentarme bien, de repasar, de reposar y de entender que no sucede nada si un libro no se publica el año que tú has planificado, sino el año que consigues que todas las piezas del puzzle encajen.

Paciencia, bendito aprendizaje.

BfW:¿Consideras que la experiencia de escribir un libro aporta herramientas que pueden ayudar a la personas a crecer en el ámbito profesional?

Desde tu experiencia ¿Cuáles serían las más importantes?

BVR: Para escribir hay que estructurar las ideas, igual que cuando impartes una conferencia o una charla. De ese ejercicio de organizar el pensamiento, analizar datos y relacionar conceptos, surgen muchas reflexiones aplicables a otras situaciones y otros ámbitos. Las jornadas laborales suelen estar llenas de temas que resolver, de problemas y de imprevistos que nos limitan la visión en perspectiva. Cuando paras y te distancias un poco para ordenar el pensamiento, puedes ver qué trazado están dibujando tus acciones cotidianas, puedes comprobar si estás caminando hacia tus objetivos o te estás alejando de ellos y tienes la oportunidad de rediseñar tus planes. Perspectiva y estructura son, para mí, las herramientas más importantes que desarrollo al escribir.

Libro .jpg             Presentacion-La-rebelion-de-las-moscas.jpg

BfW: ¿Qué consejos les darías a los demás profesionales que quieren escribir un libro de su  tema de especialidad?

BVR: Escribir, como cualquier otra actividad, debe ser un medio, no un fin. En mi opinión es importante, en primer lugar, definir un para qué, un motivo que te encienda la voluntad de sentarte cada día ante el folio en blanco. En cuanto a las ideas, creo que es bueno tener siempre algo a mano para anotar las que surgen espontáneamente y luego trabajar con mapas mentales (o un sencillo taco de pósit) para ordenarlas. Creo que tener clara la estructura es clave para que un libro se entienda. En definitiva, marcarse un objetivo, anotar ideas y crear una estructura lógica serían los consejos que daría.

BfW: Según tu experiencia ¿Qué acciones recomendarías para potenciar las capacidades del escritor a través de la psicología positiva?

BVR:Creo que ya se puede deducir que para mí lo más importante es empezar por nuestras fortalezas y no desde nuestras debilidades. ¿Cuáles son tus virtudes? ¿Cuáles son tus cualidades? ¿De qué sabes más? Puede ser la creatividad, el orden, la investigación, el análisis, … Si te formas y desarrollas esas fortalezas, además de mostrar tu mejor parte, te sientes más capaz de abordar tus debilidades.

BfW:¿Qué ejercicio de psicología positiva aplicada le recomendarías a los profesionales y emprendedores que quieren escribir un libro para mantener la motivación diaria?

BVR: Creo que es muy útil crear un desafío que rete nuestras habilidades, para fluir, como propone Czikszentmihályi y no convertirlo en una fuente de estrés. ¿Cuánto soy capaz de escribir cada día? ¿Cómo puedo conseguir un poquito más? A partir de esta reflexión debes proponerte objetivos muy concretos: dos páginas, cinco páginas, un capítulo o lo que tú sientas que eres capaz y revisar periódicamente cuánto has conseguido. Puedes hacer la revisión diaria o semanal, pero debe ser frecuente, para que esa retroalimentación te enganche y no te angustie. Si el reto es demasiado alto, te generará ansiedad y no te pones ninguno, la apatía te llevará a abandonar.

 BfW: ¿Dónde podemos conocer más sobre tus proyectos?

BVR:Mi tarjeta personal en la red es www.belenvarela.com, en jobcrafting.esy metodofifteen.comfacilito herramientas y formación para el jobcrafting y en redes sociales comparto todo lo que puedo sobre los proyectos en los que participo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.