design, portada

Una portada que capte la atención en 7 pasos

woman-reading-a-bookLa portada es la carta de presentación a través de la cual se conecta con el lector a primera vista. Es además la imagen con la cual se identificará el libro. Su diseño debe ser auténtico, atractivo y los elementos que contenga deben ser siempre de alta calidad (imágenes, ilustraciones etc.).

El 93% de la gente compra a razón de la presentación visual de un producto.

¿Como empezar?

Es un proceso difícil tener que identificar cual sería el mejor diseño para tu libro y seguramente la mejor opción – y nuestra recomendación- es contratar a un experto. Aún así estaría bien saber algunas reglas básicas para así poder decidir sobre el producto final.

Aquí les dejamos paso por paso un manual para poder crear (o decidir sobre) la mejor portada para tu libro.

1. Identifica a tu lector ideal.

Tienes que conocer a tu lector ideal (aquella persona que está dispuesta a invertir dinero en tu libro porque le resuelva satisfactoriamente sus necesidades) como si fuera tu mejor amigo. ¿No sabes como? Encontrarás un cuaderno de trabajo y toda la información para hacerlo en ¿Porque es importante definir al lector ideal de tu libro?.

2. Identifica correctamente el género de tu libro.

Hay que vigilar que la combinación de título e imagen concuerden con el género del libro, para ayudar así al lector primero a identificar rápidamente su temática y posteriormente generar interés por comprarlo y leerlo. 

Las obras escritas son literarias o informativas (biografías, crónicas, filosofía, oratorias, discursos etc.). Las literarias se dividen a su vez en tres géneros principales: “el Lírico” (poemas, canciones, himnos, elegías, romance, etc.), “el Épico” (novelas y poemas épicos, historias cortas, novelas y fábulas) y “el Drama” (tragedia, comedia, melodrama, farce).

En función de cómo se expone la materia se habla de no ficción cuando lo descrito se concreta a la realidad y de ficción cuando los hechos se simule que podrían ser reales pero no lo son. El género de un libro de ficción se divide en ficción comercial o de género, ficción literaria y ficción comercial de calidad.

3. Búsqueda de portadas.

Haz una búsqueda online de portadas del mismo género para usarlas como referencia. Recomendamos acceder a páginas web de venta de libros dónde suelen aparecer valoraciones de lectores y señalización de lo “más vendido”.

 

Por ejemplo en las novelas de romance se ve que lo que más éxito tiene son portadas donde lo más visible son las caras de los “protagonistas” casi besándose, el nombre del autor figura en tamaño grande y los colores son muy potentes.

4. Elige el tipo de portada que funcionará mejor con tu lector ideal.

Existen tres tipos de portadas:

  • La cubierta ilustrada normalmente se usa para libros infantiles, ficción y fantasía, romance y autoayuda. Se usa para literatura también cuando queremos dar una sensación peculiar.
  • La que usa como fondo una fotografía se tiene que usar cuidadosamente ya que puede ser complicado encontrar la foto adecuada y hacer que se mezcla con el resto de los elementos de manera correcta. Sin embargo sí que puede crear el ambiente para el libro desde el principio.
  • La cubierta tipográfica está compuesta solamente de elementos tipográficos que ocupan la mayor parte del espacio de la portada. Compuesta correctamente, esta portada da la sensación de sencillez y constancia. En este caso lo más difícil es encontrar la fuente correcta dependiendo del género y la temática del libro.

De todas formas la imagen que figura en la portada tiene que estar ligada al contenido textual del libro.

 

Aquí tienen tres ejemplos de Best-Sellers de cubierta ilustrada, fotográfica y tipográfica.

5. Elige la gama de colores que usarás.

Un 84,7% de los consumidores citan que el color es influyente a la hora de realizar una compra. Publicidades en color se leen 42% más que las en blanco y negro, y se entienden 73% más. 

La investigación muestra que las personas asocian los colores con la temperatura, el olfato y el gusto. Estas asociaciones se convierten en sentimientos, que luego se convierten en percepciones. Aquí te dejamos un listado de lo que puede provocar el uso de cada color:

  • Amarillo: felicidad, optimismo, claridad y calor, creatividad.
  • Naranja: calidez, aventura, entusiasmo, accesibilidad, confianza, independencia.
  • Rojo: enojo, amor, emoción e intensidad, calidez, audacia, ira, poder.
  • Lila/ morado: sabiduría, espiritualidad, respeto, misterio, originalidad, individualismo.
  • Rosa: positivo, esperanza, inspira aprecio, respeto y admiración.
  • Azul: fiabilidad, sabiduría, lealtad, honor, calmante, seguridad, éxito.
  • Verde: calmante, positivo, generosidad, bondad, fertilidad, naturaleza, simpatía, riqueza, codicia, envidia y egoísmo.
  • Marrón: práctico, estabilidad, estructura, soporte, calidad, comodidad, honestidad, fiabilidad, fuerza, seguridad.
  • Gris: no emocional, neutro, practicidad, confiabilidad, conformidad.
  • Negro: fuerza, potencia, autoridad, inteligencia, dolor.
  • Blanco: inocencia, pureza, calma, espacio, tranquilidad, frialdad o esterilidad.

¿Quieres más información sobre el uso de los colores en las portadas de libros? Ver más:  Color y diseño editorial.

6. Elige la tipografía (fuente) que usarás.

Las fuentes son un elemento adicional de comunicación visual. Hay que tener en mente que su elección tiene que ser consciente, ya que su diseño en sí transmite mensajes subliminales al lector. Una sugerencia es usar un máximo de dos fuentes diferentes en la portada y añadir hasta una más, parecida a una de las dos principales, solamente cuando sea necesario.

7. Elementos de diseño y composición que tienes que tener en cuenta.

  • El punto de enfoque es el primer elemento visual que captará la mirada del lector, el centro de interés. Se usa para romper la jerarquía visual y potenciar el énfasis en el elemento a destacar. Este elemento puede ser una línea, una forma, un color, una tonalidad distinta, una textura, etc, que funcionará en conjunto al título y el nombre del autor y que creará una emoción clara al potencial lector.

blog01-03En la gráfica se puede visualizar la colocación básica de los puntos de enfoque en una composición horizontal: el punto de enfoque principal está simbolizado con un círculo rojo (se ve que no solo tiene diferencia de los demás elementos a la hora de estar visto, pero además ocupa más espacio, capta la mirada directamente),  los elementos cuadrados de color rojo son también puntos de enfoque secundarios (no tienen la misma importancia que el principal pero destacan de los demás elementos grises).

  • Patrones de diseño que facilitan la lectura: A menudo se recomiendan varios patrones de diseño para aprovechar la forma en que las personas escanean o leen un diseño. Tres de los más comunes son el Diagrama de Gutenberg y la regla de la “Z”.

El diagrama de Gutenberg describe un patrón general por el cual los ojos se mueven cuando se observa información homogénea distribuida uniformementePor eso se aplica SOLAMENTE a contenido de texto pesado con poca jerarquía tipográfica (páginas de texto de una novela o un periódico, o en el caso de una portada una diseñada como página de texto).blog01-01El diseño se divide en cuatro cuadrantes. El patrón sugiere que el ojo recorrerá la página en una serie de movimientos horizontales llamados ejes de orientación. Cada barrido comienza un poco más allá del borde izquierdo y se mueve un poco más cerca del borde derecho. El movimiento general es para que el ojo viaje desde el área primaria al área terminal y este camino se conoce como gravedad de lectura (ver imagen).

blog01-02La regla de la “z” como es de esperar, sigue la forma de la letra z. La lectura comienza en la parte superior & izquierda, sigue horizontalmente a la parte superior & derecha y luego diagonalmente a la parte inferior & derecha antes de terminar con otro movimiento horizontal hacia la parte inferior & derecha. 

La principal diferencia con el diagrama de Gutenberg es que el patrón z sugiere que los lectores pasarán por las dos áreas en barbecho.

El patrón z es recomendado para diseños simples con algunos elementos clave que deben verse, como en el caso de muchas portadas. Cualquier aspecto narrativo del diseño seguiría el camino de la z.

Importante: Todo lo mencionado se refiere a idiomas donde la lectura se realiza de izquierda a derecha. En el caso contrario (lectura de derecha a izquierda) se invertiría la composición.

  • Balance y equilibrio: Un diseño simétrico (compuesto de elementos colocados simétricamente a ambos lados de los ejes) da al mensaje que queremos transmitir la noción de estabilidad. Un diseño asimétrico (los elementos no mantienen la misma forma pero sí el equilibrio visual), si es usado correctamente, puede crear la impresión de movimiento.

 

Ejemplos de portada simétrica.

 

Ejemplos de portada asimétrica.

  • La perspectiva: Usandola se puede crear un efecto tridimensional que puede funcionar como un punto de entrada al libro.

 

  • Iluminación y contraste: Se usan tanto en imágenes como en la tipografía del título y el nombre del autor para crear la ilusión de profundidad y un efecto tridimensional.

Pues ya está! Esperemos haberte ayudado a entender más o menos el proceso que se necesita para diseñar una portada que capte la atención. Estamos a tu disposición para responder cualquier pregunta que quizás tienes. Déjanos un comentario aquí mismo o contactanos mediante nuestro formulario de contacto.

Recuerda que también está disponible a descarga gratuita nuestro primer eBook “Características que debe tener un libro para generar ventas”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s